Mitigación de riesgos de fraude en la época de transformación digital con una mirada a Brasil

Ser testigos de la transformación de múltiples tiendas en el país al mundo virtual, ha sido la tónica durante 2020 y 2021. La pandemia de COVID 19 transformó de manera significativa los hábitos de consumo, los cuales hoy encuentran su fuerte en la digitalización. Según el último reporte de Neotrust, durante los tres primeros meses del 2021, se realizaron 78,5 millones de compras online en Brasil, generando un incremento del 57,4% respecto del mismo periodo del año anterior en el sector retail. De igual manera, el fraude electrónico a través del phishing u otras tácticas de ingeniería social ha sufrido un incremento en dispositivos móviles del 120% solo durante los primeros meses de pandemia de 2020, dejando en evidencia la importancia de contar con motores antifraude que protejan a los usuarios en los canales no presentes.

Desde el año 2005 Evertec®, a través de PayTrue (compañía adquirida por Evertec en 2017), ha sido parte del mercado brasileño entregando soluciones de monitoreo de fraude y procesamiento de medios de pago a diferentes industrias y clientes como bancos, procesadores, retails y otros actores del ecosistema financiero local. Si bien las necesidades en ese entonces giraban en torno al monitoreo de transacciones financieras presenciales; a lo largo del tiempo esto fue evolucionando hacia la virtualidad, donde hoy, en un momento en el que cada vez es más importante atraer la mayor cantidad posible de nuevos clientes y consumidores, se prioriza monitorear el registro (o el onboarding en el mundo digital) de los clientes, las transacciones virtuales y las transferencias entre bancos digitales y transacciones no financieras. Asimismo, la aparición de los Burós y otras bases de información, hicieron que el monitoreo de perfil de las personas y su histórico crediticio tomara fuerza gracias a los beneficios que se percibieron de la contrastación de los datos de los clientes con estas fuentes de información para verificar identidad, direcciones y otros datos que alimentan la seguridad y la prevención de fraude.

Los desafíos digitales
comenzaron antes de la pandemia


El primer cliente en Brasil de banca digital fue un banco tradicional de Porto Alegre, que encontró en la digitalización, la apertura y cobertura nacional que requería. Este banco 100% digital fue un desafío interesante, ya que dado el potencial que tiene nuestra herramienta propietaria de monitoreo y prevención de fraude, RiskCenter®, adaptarnos a esa nueva necesidad nos fue relativamente fácil. El mayor reto fue salir de la concepción de “rechazo o deniego” o “autorizo” transacciones para entrar en la lógica de flujo de aprobación, con una logística interna del propio banco para dar de alta una cuenta, un crédito y entregar una tarjeta. En el 2016 fue la primera instalación bajo este nuevo modelo de operación, que fue casi en paralelo con la de otro banco digital (cliente también desde el año 2012) que fue un caso bastante particular, porque ya tenía instalada la solución RiskCenter, pero la usaba principalmente para monitoreo de cajeros, de puntos de venta (POS por sus siglas en inglés), de cuentas, de transacciones financieras, y decidió montar una instancia separada y específica para su banco digital. Estos dos primeros clientes nos permitieron recorrer en forma anticipada el mundo de la digitalización de los pagos, las transferencias, incorporar otros canales y medios de pago para el monitoreo, integrar nuevas fuentes de información y crecer junto a ellos y robustecer juntos todo su sistema de prevención de fraude con una nueva concepción de negocio y de respuesta acorde a las nuevas necesidades de monitoreo y prevención de fraude que el mercado demanda.

A través de estas experiencias y el acompañamiento de clientes clave, es que podemos servir mejor a todos los mercados de la región, porque para nosotros, Brasil es un mercado pionero en innovación que marca tendencia, pero también donde aparecen tipos de fraude extraños que luego se van replicando en otros mercados. Frente a lo anterior, contar con soluciones robustas que se adapten a las diferentes necesidades que el mercado demande y proveer servicios de valor añadido son parte de nuestras bases que nos han permitido estar por más de 15 años en el mercado brasilero.