La digitalización de los medios de pago, una realidad derivada por la pandemia

La pandemia no solo llegó para reinventar la manera de trabajar, también ejerció un cambio en los hábitos que se tenían al realizar actividades diarias, así como en el manejo de nuestro dinero.

La necesidad de cuidarnos y el hecho de tener restringida la salida de nuestro hogar, hizo que muchas personas acostumbradas a hacer sus transacciones monetarias de manera presencial pasaran de ir a hacer la fila a un banco y tener un sello en su comprobante, a utilizar los canales electrónicos que desde tiempo atrás ya se tenían disponibles, pero que por desconocimiento y en gran medida por falta de confianza, no eran utilizados.

El COVID-19 ayudó a potenciar una serie de transformaciones digitales en la gran mayoría de personas, las cuales tuvieron que adaptarse a realizar sus compras, pagos y pedidos de manera digital. Por su parte, las empresas tuvieron que adecuar su funcionamiento, integrando una opción digital para los consumidores, acelerando de esta manera la transformación hacia la digitalización, con el propósito de asegurar su permanencia y dar cumplimiento a las disposiciones impuestas por los gobiernos sobre salud pública para la prevención del contagio del coronavirus.

Parte esencial de esta transformación, era entender la necesidad de habilitar otras opciones de pago para compras, que no involucraran la presencia del consumidor o el contacto directo. Si bien implementar o fortalecer el comercio electrónico fue un paso elemental de la mayoría de las compañías, también existían trámites y procesos que debían hacerse de forma física y necesitarían una opción. Esto trajo consigo la promoción de los pagos sin contacto mediante el uso de tarjetas de crédito y débito que contaran con esta tecnología, como la mayoría de las existentes en el mercado ya lo hacen.

La pandemia llevó a un nicho importante de personas en el caso de Colombia, que a pesar de estar bancarizadas no utilizaban medios digitales para movilizar su dinero, y logró llevarlas a realizar el pago de sus compras a través de pasarelas de pago, utilizar el sistema de pagos electrónicos Pagos Seguros en Línea (PSE), y realizar transferencias de dinero a través del sistema automático de trasferencias de fondo, Automated Clearing House, red ACH.

Así lo confirma el estudio de Visa Latam, que mostró datos relevantes en temas de comercio electrónico en la pandemia como:

  • Un incremento del 56% de aumento en las compras en línea.
  • Una de cada tres personas mayores de 15 años hizo una compra en línea en medio del brote pandémico.
  • 10,8 millones de consumidores hicieron su primera compra digital en 2020.
  • Los métodos de pago con mayor preferencia para consumidores latinoamericanos durante la pandemia fueron los pagos con Tarjeta Débito (pagos desde cuentas de ahorros) y Tarjeta de Crédito.

 

Este estudio también mostró la migración de consumidores al móvil, donde se realizaron más de 6 mil millones de ventas a través de éste durante el 2020, esperando duplicar esta cifra para el 2025.

El Covid19 no solo cambió nuestra perspectiva de vida, nos llevó a una nueva realidad, forzándonos a incluir la tecnología en nuestros pagos. Ejemplo de ello, ha sido la adopción de billeteras digitales, que permiten tener de forma virtual y en un solo lugar nuestros medios de pago, realizar compras y retiros a través de tokens, disminuyendo el contacto y con ello cumplir los protocolos de bioseguridad evitando un posible contagio.

En Evertec no hemos estado ajenos a esta situación. Contamos no sólo con el conocimiento y la tecnología necesaria para el desarrollo de soluciones conjuntas con nuestros clientes, sino también priorizamos la seguridad transaccional para generar esa confianza que necesitan las personas al momento de administrar y hacer uso de su dinero.